Un músculo que no se ejercita pierde su capacidad de estirarse y termina convirtiéndose en tejido fibroso. Si los músculos de su espalda no se estiran con regularidad, es probable que en el futuro pueda sufrir contracturas indeseadas. Desde nuestra clínica  osteopática en Barcelona le proponemos una serie de consejos para estirar la espalda y evitar contracturas indeseadas.

Para el primer ejercicio túmbese boca arriba en una cama y descanse la cabeza sobre una almohada. A continuación flexione las rodillas, agárrelas con ambas manos y tire de ellas hacia el pecho. Es preferible, en caso de molestia, que sujete la parte posterior de los muslos. Repita el proceso varias veces.

Para el siguiente estiramiento de espalda será necesario que se sitúe frente a una puerta y ponga sus manos en el marco de manera que sus hombros formen un ángulo de 90 grados. Manteniendo los brazos relajados, dé un pequeño paso hacia la puerta. Prolongue el estiramiento durante 30 segundos para un resultado óptimo.

El tercer ejercicio también requerirá el uso de una almohada. Siéntese en el suelo, doble las rodillas y túmbese lentamente sobre la almohada. Sin romper la flexión, tome sus manos y estire los brazos por encima del rostro de tal forma que pueda introducir la cabeza por ellos. Permanezca 30 segundos en esta postura.

Ahora tocaría extender el tórax con ayuda de una silla, cuyo respaldo, preferiblemente, deberá terminar en la región torácica media, por debajo de los omóplatos. Siéntese y, con las manos detrás de la cabeza, inclínese hacia atrás sobre el respaldo. Durante este tramo exhale y relájese, luego vuelva a la posición vertical. Repita varias veces este ejercicio.

Si lo desea, también puede poner en práctica algunas posturas de yoga. En primer lugar, arrodíllese y coloque las palmas de las manos en el cuello. A continuación baje la cabeza y eleve cuanto pueda la columna. Sin cambiar de posición, transforme la postura del gato en la postura del perro; para ello habrá de curvar la espalda y después hacer que se vuelva cóncava. Alterne estos movimientos durante un minuto antes de pasar a la postura del cocodrilo, para la cual deberá echarse boca abajo e inclinar la parte superior de su cuerpo con ayuda de los brazos.

Si tienes cualquier duda acude a nosotros, tu clínica  osteopatica en Barcelona